miércoles, 23 de abril de 2014

La hoja en blanco


Casi 2 meses sin dar señales de vida merecen una explicación a todos los que me leéis. Es el mayor período de tiempo que el blog ha estado inactivo desde que lo empecé en 2010. Mi vida profesional ha dado un giro de 180 grados por completo. Las obligaciones han ganado -de forma temporal- a la ventana semanal de éste blog.

Poco a poco estoy poniendo en orden toda mi presencia en la red. Sin embargo, el blog es muy especial para mí. Me lo ha dado todo cuando no era nadie y ha servido para llegar muy lejos e incluso ruborizarme cuando alguien me ha parado porque me leía. Por todos esos motivos, os debía este post.

Los próximos meses van a ser similares así que intentaré acercarme más a menudo -ojalá como antes- para seguir compartiendo mis experiencias con vosotros mis lectores. Oí hace poco a Edurne Alba (Rebel Attitude) que debes de disfrutar de tu blog y esa frase me hizo reflexionar sobre mi ausencia blogera.

Quiero seguir disfrutando de mi blog sin que se convierta en una obligación. El blog ha cumplido un gran objetivo pero, he decidido seguir blogeando porque os necesito. Vuestro contacto es muy necesario para que no me aleje de la realidad. Posteare cada cierto tiempo para que no se me olvide que tengo un compromiso con vosotros :)

¡Una vez más, os pido disculpas y gracias por vuestra paciencia!