miércoles, 30 de octubre de 2013

Aprendiendo de Rafa Nadal en las redes sociales

Rafael Nadal en Roland Garros. Imagen en flickr de Carine06

Tenis, redes sociales.....

Acabo de leer "Rafa, Mi Historia"  escrito por el periodista John Carlin y me he quedado impresionado. Una maravilla para cualquiera que quiera saber más de Nadal, especialmente de sus valores. Son los que le hacen diferente y espero poder transmitíroslos para el trabajo de cada día en las redes sociales. Vale para cualquier profesión, así que no te pierdas lo que viene a continuación.

Paciencia

Siempre que escucho a Tomás Carbonell o a Nacho Calvo retransmitir un partido de Nadal y las cosas se le complican, hablan del factor Rafa. Como les come la cabeza a sus rivales. Saber que va a haber momentos buenos [comentarios positivos, me gustas, visitas a patadas] y también, malos [crisis de reputación online] es un aprendizaje para los comunitys. De lo contrario, duraremos bien poco en los proyectos.


La cabeza

A veces me levanto con pocas ganas de escribir en el blog  o tengo pereza a la hora de asistir a ferias del sector por las aglomeraciones de gente que me encuentro, pero cuando llego a esos lugares me transformo. Es difícil explicarlo pero sé que es mi profesión y pienso que estoy en peligro. Si quiero seguir, debo esforzarme. 

Nadal le dolía el cuerpo entero -tras una dura semifinal de más de 5 horas contra Fernando Verdasco-, antes de salir a jugar la final del Abierto de Australia 2010 contra Federer. Sin embargo, llego a la pista y saco todas sus fuerzas para ganar. En nuestro mundillo digital, hay proyectos que te ponen al límite de tus capacidades y abandonar es lo más fácil. Depende de nosotros como communitys saber gestionar nuestro tiempo cada día.

«para mí no es fácil, porque si hubiera sido fácil ya lo habría hecho yo. Lo que sí tengo claro es que, ¿ves?, tú estás ahora en una final del Open de Australia… y es probable que nunca más estés tan cerca de ganar una final aquí. Tú sabrás si quieres hacer un súper esfuerzo o no». Él decía que no podía. Y yo, lo recuerdo bien, le dije: «mira, son las cinco. Quedan dos horas y media para salir. Tú ahora estás mal. Dentro de dos horas y media… tranquilo, que no estarás mejor. No va a venir Dios a ayudarte. No confíes, porque si ahora tienes problemas, los vas a tener igual después. De ti depende que los afrontes o no. Haz lo que creas conveniente». Toni Nadal en Jot Down

La continuidad 

Los proyectos en las redes sociales necesitan tiempo. Abrir un perfil en Twitter o una página en Facebook es bien sencillo. Lo jodido es alimentar esa cuenta de lunes a viernes con contenido que le interese a tu comunidad de fans. Necesitas rodearte de gente como Toni Nadal, sus fisios, su agente Carlos Costa o su familia para dotar de estabilidad a lo que haces en tu día a día. Si algo falla en tu entorno puede repercurtirte en estar más encabronado en las redes. Eso me ha pasado más de una vez. En los proyectos juegas con la confianza del que te paga y en esos momentos controlar tus emociones es clave.


Estado de alerta

La profesión de community manager no te permite relajarte durante mucho tiempo. Existe una tensión latente por ejemplo, a primera hora de la mañana cuando abres la bandeja de entrada de las alertas programadas de un proyecto de larga duración esperando que no pase nada. Pero cuando pasa, tienes que ser rápido para solucionar o pedir ayuda [Coordinador general del proyecto] para solucionar los marrones. 

A Rafa Nadal le ha dado muchas victorias pensar que podía irse a la mierda si se lo creía demasiado. Ganar un puntazo ayuda pero como bajes la guardia a la siguiente vuelves a estar en la casilla de salida. Tomar decisiones correctas en cada momento del partido es muy difícil y Nadal lo hace desde que era un chaval.


Y la motivación......

Que no significa estar encabritado todo el día delante del ordenador leyendo blogs como un loco. En mi caso, me aislo de la red y me voy por ahí a menudo. Eso sí, si toca trabajar o he llegado a las tantas de una feria, a "fichar". Es un cuestión de honestidad con el que te paga y, de asumir la responsabilidad sobre lo que haces. Nadie va a venir a hacerlo por mí.

A Nadal también le gusta salir por ahí y despejarse como a todos pero si quiere seguir en la élite del tenis debe de levantarse cada día -incluso durmiendo poco-, entrenar y competir como si fuera el último día. Si empiezas a ponerte excepciones, al final no tendrás ganas de hacer nada, ni tan siquiera de escribir en el word :)

En resumen

Ser community manager o tenista es un auténtico lujo para los que nos podemos dedicar a ello -imagino que para cualquiera que os mole lo que hacéis y encima os paguen-, pero lo que nos diferencia no está muchas veces en nuestro LinkedIn sino en nuestra forma de ser y actuar. Es lo que transmitimos a los demás lo que nos hace diferentes -que no especiales-, día a día. Trabajo y más trabajo, al fin y al cabo, hay cosas que no han cambiado nunca.

Y a tí, ¿quién te inspira en tu trabajo?

*Imagen de Rafa Nadal con licencia creative commons en Flickr de Carine06